Informativo Regional4

Economía sin ruta (Columna de Opinión)

Ecconomia sn ruta Ecconomia sn ruta

Por: Edilberto López Morales – Puerto Venus,Nariño

“- ¡Oíste hombre don Carlos! ¿por qué no sembrar en ese lote tan grande que usted tiene allí en frente un yucal bien cultivado y de bastantes palos? – Jum mijito por Dios … ¡para que si uno no es capaz de comerse todo eso!  se sale dañando porque usted sabe que eso por acá no tiene comercio debido a que la gente es poca, y además la dificultad por ejemplo de transporte a causa de esas vías, es un inconveniente que nos deja a los campesinos sin ánimo de cultivar en grande.

– ¿Cómo así don Carlos? – claro mijo la verdad esta región no tiene tanto consumo como si lo tiene la ciudad de Medellín, por ejemplo, o La Dorada e incluso Bogotá, y el estado de las vías usted sabe que es precario y no cualquiera se mete en un carro a comprarnos los productos que en las grandes capitales si tendrían salida y en ese orden de ideas cultivar no vale tanto la pena”.

Esta conversación la sostenía hace un par de años con un campesino de la vereda El Piñal del corregimiento de Puerto Venus en municipio de Nariño – Antioquia y es la misma razón de siempre y actualmente el mismo panorama para los diferentes productos que se pudiesen cultivar en esa parte de la región pero que por falta de inversión en temas como el de la infraestructura vial, es que no se producen.

Y a propósito del tema, es de resaltar el gran encuentro departamental que se llevó a cabo el pasado primero de octubre del año en curso, en el que se volvió a retomar la agenda de construcción de la malla vial para la conexión de la “Vía del Renacimiento” es una nueva esperanza para la población campesina que es precisamente la más beneficiada si se llevara a cabo, y es actualmente la más perjudicada por la falta de estas obras tan importantes que significan progreso, pues en la actualidad esas causas no dejan que el sector del campo avance en su producción agrícola.

Es que definitivamente la conectividad vial une las regiones y eso no hay que discutirlo,esta región vive grandes procesos de ilusión cada cierto tiempo especialmente en épocas de sufragio lo cual la hace una víctima de muchas promesas que no han resultado en concretar nada, y es que por ejemplo la pavimentación de esta, nuestra VÍA DEL RENACIMIENTO ;es un deseo, una promesa, y como siempre una ilusión que están latentes en el corazón de las familias que sueñan con beneficiarse de esa posibilidad de conectividad pero que se esfuma después de esos tiempos electorales ,la comunidad espera que en el primer trimestre del 2022 se tengan listos los estudios y diseños que fue uno de los compromisos que se adquirieron el pasado primero de octubre del año vigente.

El poder hacer un comercio y un transporte más eficiente con las capitales generaría más progreso para la producción agrícola que bien pudiese ser aumentada considerablemente si las condiciones necesarias mejoran.

Son dos departamentos implicados en la construcción de este proyecto. Está el lado antioqueño que comprende 22 kilómetros entre la cabecera municipal de Nariño y la vereda Puente Linda, la cual no ha tenido ninguna intervención seria y del lado caldense desde la vereda Puente Linda hasta La Dorada en los cuales se han intervenido 16 kilómetros que comprende un tramo entre Berlín, Norcasia y el río La Miel hacia La Dorada. Ambos tramos suman 168 kilómetros que reclaman ser pavimentados desde hace décadas cuando era esta la principal vía de conexión entre la capital antioqueña MEDELLÍN y la capital del país BOGOTÁ.

Cabe destacar que la Vía del Renacimiento fue la primera ruta de comunicación entre las dos capitales, pero paso a ser una vía secundaria cuando entre los años 1980 y 1985 se ordenó la construcción de una nueva carretera, y desde entonces Vía del Renacimiento se quedó relegada a lo poco que puedan hacer las administraciones municipales que solo son mantenimientos preventivos y ocasionales que realmente no alcanzan a cumplir a cabalidad con las exigencias requeridas debido a tanto trajín.

El casi nulo comercio de los productos que se cultivan en la región desmotiva al campesino quien al tener en su finca productos, pero al no poderlos comercializar se desanima y ya no los vuelve a producir. Es el caso de la papa, la zanahoria, el repollo y demás hortalizas, que saben los campesinos que se podrían cultivar en las veredas más altas, pero que definitivamente no se cosechan precisamente por esa incertidumbre de que cuando llegue el recogimiento del fruto, las pocas vías de acceso y el mal estado de las ya existentes harán que se pierdan los cultivos.

Y es que para cualquier persona que tenga un carro es muy maluco darse cuenta de que las vías de salida de esas poblaciones son realmente precarias y le desgastarían su medio de transporte y es así donde tenemos una economía tan estancada y un progreso que definitivamente le ha sido negado a la región del suroriente antioqueño y el oriente caldense, que, entre otras cosas, ha sido bastante golpeado por la violencia y hace rato está esperando por una reparación integral a sus comunidades como recompensa a los azotes criminales del pasado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat