Informativo Regional4

9 11 – Veinte años después(Columna de Opinión)

Por Jhon Fredy Londoño Ayala

ya ya
Imagen tomada de internet

Hoy se cumplen dos décadas de aquel fatídico once de septiembre en el que más de dos mil novecientas noventa y nueve vidas humanas sucumbieron ante la implacable mano del terrorismo, dos edificaciones portentosas, símbolo máximo del poder económico de Estados Unidos fueron derribadas en un hecho sin precedentes en la historia de la humanidad. Sin lugar a dudas el acontecimiento le daba la vuelta al mundo, una de las naciones más poderosas y seguras estaba siendo golpeada de una manera surrealista sin que nadie pudiera hacer nada al respecto, las escenas mismas eran casi imposible de concebir, puesto que todo el hemisferio occidental yacía en pánico ante la magnitud de un ataque que dividía en dos, la historia de los Estados Unidos de América.

5TLQHL3P5RC47HWH7S3ZUASX2E 5TLQHL3P5RC47HWH7S3ZUASX2E
Imagen tomada de internet

Veinte largos años han pasado, desde ese nefasto día del que ya nadie quisiera tener memoria, pero persiste el recuerdo de quienes no olvidan a sus seres queridos, aquellos que no volvieron a ver. Años que también han acarreado consigo la pérdida de más vidas humanas, en esa frenética lucha de Washington por demostrarle al mundo entero quien tiene el poder.

13 13
Imagen tomada de internet

Miles de soldados americanos y de países aliados, volaron a Irak y Afganistán, en una guerra de la que hasta hoy no hay sino perdedores, como es en todas las guerras. Bombardeos incesantes, destrucción y más muertes, en nombre de la justicia y la libertad.

Cualquier cosa que se pueda decir sobre los móviles reales de un atentado que unió al mundo entero en dolor, es especulación, lo cierto es que Osama bin Laden, líder y fundador de la red terrorista Al Qaeda, fue entrenado y dotado de armas por la CIA, poco después que la Unión Soviética interviniera en Afganistán y termina siendo el más implacable verdugo del país de las barras y estrellas.

12 12
Imagen tomada de internet

El pueblo americano, aunque con dolor llora hoy sus víctimas, persiste en su corazón ese sentido de patriotismo que impulsó a miles a enlistarse e ir a pelear por una nación inmensa en casi todas sus dimensiones. Un día trágico se convirtió en siete mil días de oscuridad y muerte para muchos inocentes del otro lado de mundo, con menos propaganda y mayor indiferencia de quienes no comprendemos mucho sobre el asunto, civiles que nada tenían que ver con la guerra, también han perdido la vida.

Del Word Trade Center, en el bajo Manhattan, queda un emblemático monumento que hace honor a las víctimas, una ciudad duerme y despierta mutilada, sin sus más altas edificaciones.  Miles de soldados no han podido regresar completamente a casa, sus almas no se escapan de la fealdad de la guerra, aunque pisan suelo americano, sus vidas quedaron atrapadas para siempre, el Trastorno de estrés Postraumático, los dejó condenados a una infinita pesadilla de la que casi nadie logra salir.

011 011
Imagen tomada de internet

Osama, a sus cincuenta y cuatro años de edad, diez años después del atentado, fue arrojado al mar Arábigo, por unidades del ejército estadounidense, luego de ser ubicado y dado de baja. Sorpresivamente Joe Biden, anuncia la retirada de todos los efectivos y personal diplomático de Afganistán en tiempo record, así como demás países aliados, causando incertidumbre en una nación que queda a merced de un nuevo orden político impuesto por los talibanes.

Aunque cuestionado a nivel mundial por la  retirada, el mandatario sigue pensando que su decisión fue la mejor, un infortunio para un gobierno y un pueblo que ahora clama la ayuda internacional para vivir en calidad de refugiados en otras latitudes a donde no tenga alcance las armas de los talibanes. Lo cierto es que de un lado o del otro la guerra persiste, el libreto sigue siendo el mismo, cambian sus actores, a la función le dan otro nombre, pero el llanto no cesa, las banderas continúan a media asta, el terror sigue siendo perdurable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat