Informativo Regional4

(Crónica) La culpa es de la coca

Por:Edilberto López Morales – Puerto Venus,Nariño

Cuál niño chiquito e inocente con un cuchillo en sus manos, y sin sospechar que esa pudiese ser un arma mortal; así les llegó a los nariñenses en el Oriente Antioqueño, la coca una mata bastante productiva, bastante rentable, pero absolutamente asociada a la desgracia.

Año 2002

Cultivadores oriundos de este mismo municipio que habían viajado hasta el departamento del Putumayo en el sur de Colombia regresaban con unas semillas bastante prometedoras de una planta cuyas hojas valían “literalmente oro”, la noticia fue recibida con sorpresa pero al mismo tiempo con curiosidad por aquella población que incauta y aún con los temores que cualquiera podría tener se decidieron a intentar plantar este nuevo árbol que traería según los viajeros una prosperidad inigualable.

Y así empezaba uno de los cultivos más contradictorios en Colombia

La Coca

En el caso del municipio de Nariño,esta se cultivó a baja escala no sin desmentir que fue bastante, el progreso que falsamente iba dejando en este pueblo totalmente alejado y con condiciones bastante deplorables. la gente se fue entrando en el negocio, en el dinero que se ganaba y gastaba a un ritmo más acelerado de lo habitual, sin tener en cuenta o desconociendo mismamente que sería esta planta la causante de la desgracia y de las barbaries que en el futuro los sumiría en el dolor.

Cómo esa población está bastante alejada de las capitales, no solo la del país sino también la del departamento, es común encontrar unas vías bastante precarias, una infraestructura física en cuanto a vivienda muy decaídas, y una pobreza que lleva a sus habitantes a querer tener un poco más de subsistencia, por eso este municipio ya vivía la presencia de la guerrilla colombiana ,(ahora partido político FARC) , desde hace varios años pero solo con un control territorial y en contra del gobierno nacional ahora se les estaba abriendo la puerta sin pensarlo, sin sospecharlo a la mayor concentración de estas fuerzas insurgentes quienes miraban con agrado el hecho de que hubiese un producto que les ayudaría a sostener su cadena delictiva  y por eso ellos mismos animaban a cultivarla.

Y así fue en los siguientes años

Llegó para el pueblo un gran desahogo económico pues los finqueros que tenían bastante extensión territorial sembraron grandes cultivos y los otros quienes no poseían terreno se dedicaban a jornalear lo cual era bastante rentable, es así como mujeres y niños salían a raspar coca y diariamente las ganancias se veían para todos, en mayor o menor escala pero el pueblo progresaba ,en el corregimiento de Puerto Venus único de esta cabecera municipal se asentaba con más poder la guerrilla quienes estaban contentos de tener el “Rinconcito amable de Antioquia” doblegado y a sus anchas podían hacer y deshacer con la población. Para todos es claro que si se expone la miel destapada o esparcida en una mesa a la intemperie vendrán cualquier cantidad de insectos queriendo aprovechar ese dulce néctar.

El ejemplo es claro

La Coca fue para los grupos armados ilegales en el Oriente Antioqueño un panal que le servía de sustento a sus actividades criminales y cuyo valor era bastante importante en el sostenimiento de su organización, y su crecimiento potencial sobre los territorios que querían día a día ir gobernando, por esto el ofrecimiento de protección a cultivadores no se hacía esperar puesto que mes tras mes la vacuna tampoco lo hacía, entonces llegaron tiempos en los cuales los cultivadores a lo mejor ya habiendo captado el mensaje , estaban ya involucrados en un círculo vicioso, es el tiempo en el que La Coca mantuvo retenidos a un montón de campesinos que inicialmente la vieron como solución a sus problemas pero que en ese presente las masacres, violaciones a los derechos humanos, y pérdidas humanas por el reclutamiento y el desplazamiento forzado, les habían hecho entender que no valía la pena, sin embargo se encontraban presos de su propio invento, de su propia siembra La Coca llegó para alimentar si las familias de bien, pero también y lastimosamente para ayudar a sostener y a levantar un grupo violento como lo fue las FARC.

Años siguientes a la posesión del presidente Álvaro Uribe Vélez como mandatario de los colombianos

La posterior militarización de todo el territorio colombiano,un respiro, un horizonte, una oportunidad. se abrió en el camino para las personas del Oriente Antioqueño especialmente en el municipio de Nariño y su corregimiento Puerto Venus, pues con la llegada de los uniformados y la recuperación y el control del territorio parcialmente se abría una puerta para un proyecto que la verdad cambió la cara a la región ya para la época plagada de cocaína.

“Familias Guardabosques”

Un proyecto bandera con el cual se pretendía recuperar los bosques como lo menciona su nombre, pero también la agricultura, de siempre esa que los cultivos ilícitos le habían arrebatado el terreno, ahora las propuestas fueron claras, contundentes y muy efectivas, el gobierno nacional propuso a esta región que sí las mismas comunidades erradicaban el ilícito, les subsidiarían la siembra de nuevos cultivos tanto duraderos como de pan coger, café ,caña ,plátano, cacao, yuca, maíz, y fríjol; entre otros fueron impulsados desde la directriz del gobierno nacional.

Esto fue determinante en el acabar con el cultivo ilícito, era increíble ver cómo los mismos campesinos que habían sembrado años atrás la coca y que habían disfrutado de sus supuestos beneficios ahora se habían comprometido con la erradicación manual y destrucción total de toda la infraestructura utilizada para producir el narcótico, hora se destruía la mata, literalmente “la mata que mata”.

Se puede decir así con toda claridad puesto que debido a este cultivo y a la extorsión que los grupos ilegales en este caso las FARC hacían sobre la población fueron muchas las víctimas, hubo masacres, asesinatos selectivos, torturas , violaciones , de todo tipo de vejámenes y ahora el hecho de arrancar una a una las matas de Coca lo estaban liberando y si paulatinamente el territorio fue quedando libre de Coca pero lo más importante y lo más relevante fue que con él se acabó por lo menos en el Oriente Antioqueño la guerrilla .

Fue matar dos pájaros de un solo tiro y si bien el ejemplo de la miel es rudimentario, es perfecto en este caso, pues haberle puesto tapa al pote de la miel , hermetizado el dulce de la coca, acabado con el sustento de la organización que sometía la gente , fue un paso clave y crucial para que se alejaran.

Ahora el turismo regresaba, los habitantes que fueron desplazados un día ahora regresaban, regresaban también los proyectos productivos, tanto agrícolas como ganaderos con más fuerza por contar con el apoyo del gobierno nacional, los sitios turísticos como estaderos y balnearios volvían a abrir sus puertas el turismo paulatinamente regresaba y la región empezaba a tomar un nuevo aire ,ese  mismo aire que hoy incluso 22 años después de una de las tomas más cruentas que ha tenido el país, se sigue fortaleciendo.

Y esa población, aunque bastante apartada de las grandes ciudades es un territorio libre de minas antipersona, con un potencial turístico excepcional pues no sólo cuenta con una cuenca de aguas termales sino también con una riqueza en fauna y flora inigualable al igual que un  páramo y unos ríos limpios, totalmente descontaminados no sólo de los químicos que antes se esparcirán para la elaboración y fertilización de los cultivos, sino que también y automáticamente fue descontaminada de la violencia exagerada y destructiva de los factores armados que atraídos por la riqueza de la coca doblegaban el territorio.

One thought on “(Crónica) La culpa es de la coca

  1. Muy buen acercamiento a la realidad vivida en nuestro municipio de gente trabajadora y humilde.
    Lo que se diga frente al dolor sufrido es poco, devastación moral y de todo tipo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *